domingo, junio 08, 2008

SMOKE

CRIATURAS CELESTIALES

LA MEMORIA DE LOS PECES

CONTRA LA PARED

UN LUGAR EN EL MUNDO

EL LADO OSCURO DEL CORAZÓN

EL MARIDO DE LA PELUQUERA



De niño bailaba
canciones del moro
el baile venia de adentro
y así se inventaba los modos
de niño soñaba
olores profundos las mezclas de espuma colonia
y sudor de unos pechos desnudos

Creció con un sueño
y un día le dijo
acabo de verte y ya sé
que nací pa' casarme contigo
Matilde mi vida
Matilde mi estrella
le dijo que sí
nos casarnos Antonio
y bailó para ella

Abrázame fuerte
que no pueda respirar
tengo miedo de que un día
ya no quiera bailar conmigo
nunca más

Cariño y ternura
colonias y besos
te tengo me tienes
quisiera morirme
agarrado a tus pechos
y el amor es tan grande
tan sincero y sentido
que un día de lluvia
Matilde acabó
Por tirarse en el río

Abrázame...

Mejor buenos recuerdos
que un pasado perdido
por eso Matilde
un buen día acabó
por tirarse en el río
lo que fue tan hermoso
que no caiga al olvido
te estaré recordando
por siempre Matilde
que tú no te has ido.

LA CHICA DEL PUENTE

LECCIÓN DE PIANO

lunes, marzo 31, 2008

TAXIDERMIA




Uno de mis mayores placeres, es el cine, ¿arte?.. ¿qué se yo?... voy desde lo inocente, aunque me torturen no diré que lloré con la muerte de Mufasa, en el "Rey León"así que no insistan; a comprar películas como "Carrera de ratas" porque una de sus imágenes es simplemente no-ta-ble, las ratas como marea que baja dejando al descubierto el rostro desquiciado del protagonista; me enamoré de su mirada bajo la lluvia en "Los Puentes de Madison"; y sentí el olor a pútrido donde escondieron a los amantes en "El cocinero, el ladrón, su mujer y su amante"; algún día tendré la cama con esa compuerta al abismo de "El lado oscuro del corazón"; debo admitir que no me aplico con los nombres de actores, directores y esos datos que con envidia muchos cercanos ostentan, pero es lo que hay; soy de gestos, compro el segundo de conmoción... bueno, pensé no volver a escribir en este blog, pero quería saber si alguien ha visto esta película: Taxidermia, me obligué a verla, obligué porque los primeros cinco minutos me fastidiaron, pero al igual que con algunas personas, esperé que no fuera determinante, y no lo fue: ¿la viste?...

jueves, febrero 14, 2008




tal vez sin responder a mis propias expectativas,
he puesto palabras a mi mundo
... hoy mi objetivo es aprender a callarlo.
.
sin más.
.
.
gracias
.
.
.

martes, febrero 05, 2008

32 en la vida... 2 de blog



“más antes que después,
he de enfrentarme al delicado momento
de empezar a pensar
en recogerme, de sentar la cabeza”

Joaquín Sabina


por algún extraño motivo
… que no pretendo dilucidar
cinco día antes y cinco días después
a mi cumpleaños, mi sistema interno muta

…un extraño proceso,
que nunca he tratado de cambiar
lo asumí como a un ritual,
una oportunidad;

por eso me vuelvo ermitaña
durante este tiempo
… me vuelvo sólo corazón
y en estos días cualquier roce
podría ser un rasguño profundo,
me vuelvo hostil y distante
en defensa propia.

los que me conocen bien,
han respetado mis tiempos,
y se han sumado a mis mañas,
sin juicios, ni reproches;
durante estos 32 años
he sido kamikaze
desde el pensamiento
“no tengo nada que perder”
muchas veces, y a veces lo sostengo
soy mi peor enemigo,
para quienes gozamos
de algunos códigos de honor,
diría “el mejor enemigo”.

pero esta vez, me otorgo una tregua
no para sentarme a escuchar el
cumpleaños feliz
sin saber que cara poner
pero para compartir
esta extraña piel
con quienes amo
y me siento protegida…
bueno con los omnipresentes
(amados)
y a la distancia
con mis respetados enemigos
cada vez menos
(a veces se confunden
con los mejores amigos)
pero cada vez más grandes

aquí se cumplen dos años
generando vínculos,
más allá de la pantalla
adquiriendo presencia
y piel

gracias a todos y cada uno.

sábado, febrero 02, 2008

¿eRRoR?





no, no fue fue un error,
sólo dejé la puerta abierta


...para estar segura
de que eres conmigo.

jueves, enero 24, 2008

¡¡¡juguemos en el bosque, mientras caperucita no está!!!




anda
dime lo que sientes
no temas si me mata
que yo solo entiendo
tus labios como espadas

Aute



tomó su capucha, sus lentes de sol,
algo parecido a mi corazón
cerró la mochila, ostentó de sonrisa elocuente
me despeinó un poco y se fue

me niego a aullar, me duele un colmillo
y la luna por muy llena que esté
no tiene tu cara

este particular lobo es cautivo,
sólo las margaritas le temen
le han visto arrancar pétalos
para saber si aún le quieren
mucho – poquito - o nada.

Caperucita: - ...¿Estás? -

martes, enero 15, 2008



Ando como hormiguita por tu espalda,
ando por la quebrada dulce de la seda.

Silvio Rodríguez



...dejó caer los silencios en mi espalda
los alineó por tamaño
en orden de importancia
según lo que dicta la ética: por su belleza

trazó desde sus lazos mis malos recuerdos
y los mandó a jugar con tic-tac a otro destiempo

encontró notas musicales
un poquito empolvadas
un poquito olvidadas
y demasiado incoherentes

les tarareó una ronda
de marineritas
o putas de puerto
para que jugaran sonrisas
y versaran palabrotas
recién aprendidas

acarició una llave de sol
al sueño
que aún ronroneaba
y le dictó un nuevo latido.

… cuando abrí los ojos
la princesa estaba soñada
a mi lado…

venero los sueños golpeados de la madrugada
y las noches de mi frágil incompetencia
esta escala ha recuperado dos notas

Mi – SOL

viernes, diciembre 28, 2007




En el sendero en tinieblas, buscó el rumbo.

Julio Cortázar (de "la noche boca arriba")



de cruz difiero,
salvo sendero de ayer perpetuo
del verbo que he sido arrancada.

hundo mis manos en soplo de vacíos
redimo cantos

lamo
muerdo
duelo

llanto a la fuente de tu vientre
padre
aborto tus pesadillas a mi cimiento

abandono las grietas de arquetipo ocre
madre
el púrpura en la entrepierna

me acuno en rumores inciertos del no nacido
hijo
nanas sin cuna, surjo parida de tu agonía

sostengo ademán solemne
pardo de encomios
cierro el telón

he de rasgar mirada extensa de mañana
con la luna en mi sien,
pulcro altar de mis abismos.

sábado, diciembre 15, 2007

MISA/MUSA




sólo tu sonrisa permanece
como muchas estrellas sobre ti,
y pronto también sobre mí.

Rainer Maria Rilke



decreto latido a latido la curia de tu mirada
severo ora corazón que sabe de látigo vehemente

hurtaré cada fragmento del espejo dañado
hasta proclamar la estela que unjas asir

manando los traviesos mimos
disto inmaculado de quebrantos paridos por el tiempo

rozaré de tu lengua cada verbo que musites de Rilke

...justo cuando abraces la palabra

…la olvides

…y consagres, mi musa

martes, diciembre 04, 2007




El deseo nos fuerza a amar lo que nos hará sufrir.
Marcel Proust



no ungiré tu trazo sempiterno
liado al hábito de mis finitos

exhorto en el canto de elipsis, rocío soberbio

que sonríe por no orar,
que no se lamenta por profanar,

encadenado instinto arcaico en voz
el advenimiento mágico de la verdad parida
entre realidad y deseo

alzo por altar un abismo
entre mi delirio y tu gala
al centro del laberinto onírico
tu sien coronada por sortilegios de pavana


martes, noviembre 20, 2007

mAcrO



Algún día se desatará el nudo que perturba el hilo de la memoria
Algún día no habrán los extremos de sueño y vigilia

Enrique Gómez-Correa



expulsada del silencio
signos pletóricos
me guiñan desde un suspiro,
sumando sonrisas
la distancia me quema.

ofrezco disculpas a diestra
…pero sobre todo, a Siniestra.

perpleja entre mirada y espejo
ajena, desde un yo abortado

... ansío expectante
insecto disfrazado de sombra
la luz recorrer
la geografía de tus vertientes

justo cuando nada cambia

-y eres verdad-

viernes, octubre 26, 2007

EspÉrAmE hAstA qUE AbrA lOs OjOs



La realidad no puede ser mirada
sino desde el punto de vista
que cada cual ocupa,
fatalmente, en el universo.

José Ortega y Gasset



De un tiempo a esta parte hay algo que no encaja… antes de cerrar los ojos era tu sonrisa y cuando los abrí la rosa amarilla se fragmentó junto a los vidrios, la línea está muerta, así debe ser.

El profesor está gritando de nuevo, conté diez veces complot, ocho hijo de la dictadura… perdí la cuenta las veces que dijo: ¡Maldición!, obvio, con los dedos crispados como si nos asfixiara a cada uno.

Corrí tras él, porque quería ver y no ver… y lo vi, desatornilló la cabeza de su amigo, lo dejó en el suelo para que sus perros lamieran su cerebro desparramado, se reía estruendosamente y aún así, no puedo decir si tenía un aspecto desquiciado.

Acabo de entrar al baño en el bar… me pregunto si acabo de entrar, hago el recorrido de las dudas, cierro los ojos y trato de describirlo como lo recuerdo, pasando mentalmente una lista que sea coherente a mi memoria; debo encontrar la falla, es esa sensación otra vez, cuando todo parece irreal, me da miedo salir de este baño y que afuera todo sea nada conocido… me da miedo despertar y tener la mierda hasta el cuello.

lunes, septiembre 17, 2007

La MaLDiTa PRiMaVeRa



…”Ángel dice: "Estoque", y Ángela, radiante: "Herida".
El dice: "Tañido", y ella: "Rebato".
Y en el preciso instante del orgasmo ultraterreno,
los cirros y los cúmulos, los estratos y nimbos,
se estremecen, tremolan, estallan”…
.
Mario Benedetti (del sexo de los ángeles)
.
.
.
…pero mis días serán nubes
Para viajar por la primavera de tu cielo.
.
Saldremos en silencio,
Sin despertar al tiempo.
.
Jorge Teillier

.
.
.
una vez cuando niña vi un ángel… en realidad no tengo muy claro que diantres era, pero fue como en estas fechas, lo recuerdo porque dejaba de respirar cuando aparecían los primeros brotes, y me mantenía en cama, prácticamente inmóvil, todo me agotaba, me habría gustado pensar que se trataba de un romántico paisaje de parque inglés en medio de una espesa bruma, pero era simplemente el aparato nebulizador que consiguió mi vieja, para que no pasara en el hospital…
.
el otro día en medio de una rabia corporal, ya que había olvidado algunos parajes de mi historia le comenté a una amiga, que en realidad con una infancia de mierda como la recordaba, lo único que me falta para ser escritora es talento, pero ese aspecto hostil que adquiere el cuerpo cuando le cuesta moverse y respirar son casi digna de un poeta maldito… bueno… maldita me han dicho, seguiré practicando con las letras.
.
ah si, estaba en lo del ángel, es muy posible que se trate de una mala jugada de mi mente agotada de los quiebres, poros y hongos en la pintura del techo, pero creo que me dormí, o eso que la abuela Emilia llamaba “quedarse transpuesta”, ya se había oscurecido, y por algún motivo no recuerdo la luna y una especie de luz blanca se acercó a mí, no resplandor, no brillante, como la que vio Pablo; sino como el recorte de una persona en papel blanco, tamaño natural, debo haber sido una peque valiente, aturdida, o simplemente aburrida, pero no recuerdo temor, casi en afán científico cerré los ojos y con un gran esfuerzo estiré la mano esperando tocar… algo, qué se yo; el hecho es que no había nada y cuando abrí los ojos el coso blanco se había esfumado.
.
debe ser la fecha, debo estar emocionalmente transpuesta, pero el otro día en medio de la gente vi un ángel, no se parecía al otro, pero la reconocí por ese brillo en los ojos y esos labios que sólo pueden saber a miel… una de estas noches me acercaré y cerraré los ojos…
.
-una noche de estas, espero abrirlos y verte a mi lado-
.

domingo, septiembre 02, 2007

prEgUntA y rEspUEstA



tenía los ojos irritados, usó torpemente todo el repertorio verbal que tenía para hacerme sentir culpa, compasión, dolor, vergüenza; nunca he necesitado hacer mucho para provocar en el otro el daño o el bien que me otorgan.

Jelena siempre me dice que le recuerdo la necesidad que confesaba “Amelie”, (nos gustó mucho esa película) de tener un enano que le susurrara la palabra precisa en el momento perfecto; bueno, según ella, no siempre como una ventaja, yo venía con ese enano incluido.

respiró con hostilidad y no siempre era capaz de mirarme a los ojos, lo sé porque nunca dejo de observar a quien está frente a mí; gritaba insultante, se apretó la cabeza, a veces sólo los ojos, se molestaba de sí mismo, descubriendo en la medida que verbalizaba sus acusaciones, dando cuenta de sus culpas, o la poca importancia que tenían frente a esta escena de ruptura.

el escritorio que nos separaba, recibió las patadas y puñetazos por mí; yo seguía marcando el ritmo aletargado de mi respiración.

agachó la cabeza, apretó sus puños abrazados el uno contra el otro y con la misma intensidad todo el cuerpo, respiró fuerte y duro, sus ojos se secaron.

hizo un gesto similar al mío cuando enciendo un pitillo, entre las sombras, para escuchar bronces, en mis tardes cansadas después del trabajo.

volvió a respirar más relajado, se inclinó un poco en la silla, para observarme con distancia, deslizó uno de sus dedos por la cubierta del escritorio hasta llegar al primer cajón, lo abrió y de él sacó un arma, el revolver que había sido de su padre y lo cargó frente a mí… una gota de sudor se desliza por ese rostro que ya desconozco, mientras apunta hacia mi cabeza.

-¡dame un motivo para no disparar!-

me incorporé, con la cara a la altura del arma, me distraje cuando de fondo veo un cuadro de un aprisionado Dalí, único y silencioso testigo; recordé la pregunta, sin pensar dije:

-no tengo ninguno- me acaricie la barbilla y con una característica sonrisa de medio lado lo miré –¡dispara!-

domingo, agosto 12, 2007

Mía



-¿Te comenté que por teléfono me han confundido con un hombre?... bueno, el amigo de Pablo, no sólo creía que era un hombre, sino que un travesti; como no conseguí convencerlo del error, endulzaba su voz, hasta parecer una mujer medio putona, pero no una cualquiera: La Mía, mi puta.

Había estado casado, de hecho tenía una hija, la Javiera que tenía la misma edad que Andrés, mi hijo; cuando egresó de filosofía en el Peda, se dio cuenta durante la tesis, en esas inagotables noches de estudio, que le calentaban los “compañeritos”, creo que se tiró un par, pero no pudo seguir estudiando, ahí me pierdo en razones, él sólo dijo que no le interesó continuar, que su destino era ser maraca y que eso requería dedicación… a mí que más me da.

Después de toparnos incontables veces al teléfono, en el departamento que compartía con un amigo en común, decidimos conocernos; una vez de frente, no pudo evitar la decepción en su rostro, yo era una mujer, y como tal, tampoco era lo que llamaríamos guapa.

Él vestía sobrio, pantalón negro, un sweater gris y zapatos negros; lucía el cabello sobre los hombros, lacios y evidentemente muy bien cuidados, tenía lentes de marco morado y le gustaba mirar sobre ellos; entre café y café, la conversación se tornó divertida, nos reímos mucho y vagamos por museos del mundo, óperas que conocía magistralmente, se nos hizo tarde y me invitó al departamento en donde me aseguró que no estaba Pablo; abrimos una botella de champagne, de esas que suben rápido a la cabeza, fría y burbujeante, como su risa; bajó las luces y la música se torno suave, se movía lentamente, era un hombre encantador, susurraba algo en francés, sonreía, se acercaba como animal al acecho, debo admitir que estaba cautivada, se acercó hasta respirar mi respiración, mordió el borde de mis labios, una y otra vez, posando suavemente su lengua que buscaba la mía, entre besos y mordiscos nos comenzamos a sulfurar, me tomó los hombros colocándome de rodillas frente a él, le ayudé a desabrochar cinturón y pantalón, y cuando su miembro estaba justo frente a mi boca, giró rápido poniéndose de espaldas y lanzándose en cuatro patas, dejando en su lugar un par de nalgas abiertas, blancas a rosadas, y en medio un orificio tentador, posé tímidamente mi lengua mientras lo escuchaba ronronear, se movía sutilmente hacia delante y hacia atrás, coloqué una de mis uñas suavemente dentro y sentí en su cuerpo un pequeño escalofrío, lo que me incitó a entrar cada vez más esta vez usando mis dedos, ambos nos incendiábamos, hasta que gimió -métemelo- uf, mi creatividad me jugó una mala pasada, quedé fría y en blanco, mi repertorio carnal (lengua, uñas y dedos) se había acabado, pero en un gesto iluminado, como si me leyera, me tendió un “dildo” de proporciones groseras, acaricié su espalda empujándolo adelante y abajo, balanceándolo varias veces, mientras el simulacro de pene africano (por las dimensiones) rozaba sus bordes, lo dejaba entrar egoístamente, lento y suave, sacándolo rápidamente, repetí el ejercicio varias veces, el tenía una risita nerviosa y demandaba una embestida, en ese momento lo coloqué como si fuera yo hasta el fondo, se estiró como en calambre, abrió la boca como para lanzar un grito, sin embargo de su boca nada sonó, me moví fuerte una y otra vez entre sus gemidos y aullidos; él suda, con una mano manejo la extensión de mi miembro artificial y con la otra mano cubro su nariz y boca impidiendo que respire por algunos segundos, se tensa, le quito la mano de la boca, casi sobre él, respiro en su oreja y le digo tiernamente.

–shhh, respira-

Agitado aún, vuelvo a cubrir nariz y boca, esta vez las embestidas son brutales, nuestros sudores son uno, él trata de respirar para morder dulcemente mi mano chupando cada uno de mis dedos hasta estallar.

Sentía en mi sudor el latido de su corazón… tal vez el mío, tardamos unos minutos en desprendernos e incorporarnos, él se arrastró hasta el sillón que estaba justo al frente y tomó una especie de pareo, cubriéndose desde el busto, estiró su mano hasta alcanzar esos cigarrillos café y delgados, encendiendo uno, me dejaba ver sus muslos y me coqueteaba mordiéndose el cabello, tatareaba algo.

Cuando logré incorporarme, más borracha de caliente que de champagne, dijo:

-Yo tenía razón, eres un hombre, lo que pasa es que aún no te bajan los testículos- cuando lo miré, esbozaba una maliciosa sonrisa y con uno de sus dedos indicaba su frente, justo donde posé un beso.

domingo, julio 29, 2007

aMoR De "NiÑo"



...nunca miraba de frente, era incapaz de ver a los ojos a una mujer sin dejar caer las cosas y las palabras torpemente, de aspecto tímido y torcido, respetaba su senda como a un ritual, leche, cereal y algo de fruta, mamá le confiaba la compra del desayuno diario, lo único que podían compartir... y el silencio impenetrable de una mente como la “del niño”.

...la madre era lo único que tenía, carencia o certeza era recíproco; ella sólo abría la boca para maldecir a las mujeres, que le recordaban el abandono del que nunca fue su esposo.

...era una vieja letanía de una mujer vieja y cansada de todo, con asco por las mujeres, con rabia con los hombres... respiraba con dificultad, su piel era oscura y opaca, era difícil definir cuales fueron sus rasgos antes de las arrugas... caminaba como arrastrando cada uno de sus años en manda, el niño era lo único que retenía vínculo con un pasado que rozaba su imagen de mujer, todo esfuerzo con él era guarida de excusa mal trecha de vida.

...solo de vez en cuando, casi por accidente su mirada se cruzaba con la de su madre, no la escuchaba, no era necesario, reconocía el tono del mensaje, medio encorvado por sus no vividos cuarenta y tantos años, se dedicaba a escuchar, todo, era capaz de escucharlo todo, más allá de la voz de su madre, el movimiento de sus ropas al caminar, su propio latido, una gotera, su respiración, la de ella, ya no distinguía de dónde venían los sonido, eran nítidos, eran demasiados.

...-la tomé del brazo para acompañarla a su cama, ya no hablaba, estaba cansada, su respiración era aún más intensa, le saqué los zapatos y la ayudé a tenderse sobre la cama, hacía calor en esa pieza blanca, frente a ella, la ventana abierta provocaba un movimiento suave en las cortinas traslúcidas, me senté en la silla mecedora junto a mi madre, cayó lentamente en sueño profundo, acusado por un suave ronroneo, el aire la recorría y su vestido se dejaba recorrer, su respiración se agitaba en mi cabeza, su imagen era angelical, como el rictus sereno de un cadáver, era bella, me dejo rozar por la brisa, los susurros, mi mano se agita bajo mi pantalón, me inclino frente a ella, muevo mi boca entre sus piernas secas, ásperas... estropeadas, primero lento ...pierdo el control, coloco blanca almohada para no dejarme ver, abrazo fuerte, mientras me coloco dentro, la quiero una y otra vez, se mezclan mi sudor y su sal, sus huesos frágiles se aflojan soltando crujidos... sin necesidad de almohada beso boca amarga, que ya no emite sonidos-.

...-¡te quie-ro... mu-cho... m-a-m-á!-.

lunes, julio 16, 2007

La CueCa De LoS TaRRoS


ella temblaba casi inconsciente, su cuerpo estaba cubierto por un sudor frío y marcas color violáceo, tendida en el suelo divisó unas monedas, su anillo y un baño de polvo medio blanquillo que cubría el piso, sintió sus pasos, cerró los ojos, dejó de respirar para no hacer evidente su asco y temor; él se vistió despreocupado, silbando algo de Sanz, se inclinó frente a ella, le acarició el cabello y lamió su oreja –cuídate, Andrea-


él sale

me desarmo, lloro, vomito, quiero arrancarme la piel... lloro, el agua no borra su olor, el agua no me devuelve el nombre -Mónica, mi nombre es Mónica-.

las embestía como un señor, a su manera, algo inclinado, sentado en la cadera, con unos ojos soñadores, bajando un poco el tono, una invitación algo osada, siempre jugando, él no distinguía el juego del daño, su juego era dañar, disfrutaba haciendo sufrir; Andrea, era un canción dolorosa, que alimentaba su rabia, su veneno y su creatividad.

enciende su cigarro, sonríe a una no tan mocosa de falda muy corta, el cortejo parece divertir a ambos

tararea, se acerca y sonríe, ella le corresponde... –“mira niñita, te voy a llevar”- le canta en susurro, –“a ver la luna, brillando en el mar”- ella sonríe nerviosa, él respira su aire y la besa mordiendo suavemente sus labios, ella tiembla y retrocede chocando con la pared, su respiración agitada lo sulfura, le mete los dedos a la boca mordiendo su cuello, ella intenta gritar, él la golpea en la cara, la besa con rabia, ella cae, se arrastra, él tararea.

alguien los ve, no hay tiempo, se abalanza sobre ella como en trámite, mientras le susurra -Andrea- se levanta satisfecho, mientras ella se contrae en posición fetal.

...un golpe
...él cae
...ella grita

tenía la cabeza literalmente partida, medio aturdido despertó con el golpe en las costillas, bajó del auto, escuchó los insultos y las acusaciones sin entender, lo revisaron, lo golpearon y buenas noches.

nunca había estado en cana y no pretendía permanecer mucho tiempo en ese lugar.

-señoritas-, les llamaban los guardias y sus compañeros sonreían y miraban al nuevo, -carne fresca- escuchó entre los dientes del más moreno, no debía estar ahí, no quería estar ahí.

el agua es fría, pero no resisto la mugre, el lugar da asco, yo mismo me doy asco, dejo caer el agua, entrecierro los ojos para olvidar donde estoy, los abro, no hay luz, espero un momento.

...nada
...pasos
...silencio

un grito lejos, un escalofrío dentro, otro grito cerca, otro y otro, risas y aplausos, primero suave; mi corazón se agita en ellos.

un son de cueca, los tarros suenan en ritmo de cueca.

voy a salir, el agua cae, el moreno me sonríe poniendo sus dedos en mi boca, lame mi oreja, me gira con fuerza, mientras susurra en mi oído –Andrea-.

lunes, julio 02, 2007

TeSTiGo

Amo como ama el amor.
No conozco otra razón para amar que amarte.
¿Qué quieres que te diga además de que te amo,
si lo que quiero decirte es que te amo?

Fernando Pessoa





un inadaptado, no podría ser de otra forma,
ese perfil de artista, un poeta, un pintor...
en fin, esa clase extraña que no usa paraguas,
que camina como tomando el olor a las huellas,
más de una vez robó flores para regalar...
-¡seguro era un ilustrador!-;

sino como se explica,
que en medio de los empujones y aprietes del metro,
uno sea testigo de estos gestos,
aunque pudo ser el sofoco, eso que algunos llaman calor humano,
no sé si ella lo escuchó,
pero al menos todos los que estábamos en aquel vagón
fuimos testigos cuando gritó:

-¡Te amo!... ¿Me crees?
¡Te A-M-O!


domingo, junio 17, 2007

oSTeNTo Y DeCLaRo

...semblantes hendidos en ansias
carentes de respiro
que daña la razón en su espejismo
naturaleza perturbada
urgente
.
...y por mucho
inerte
.
pajareo entre estrellas apagadas
silencio de un latido tinto
divertido letargo
libertad de quien somete
.
amo a la varona
por sobre... sus vertientes
.
por debajo...
por adentro...
por allá...
.
(...sobre todo más acá)
.
...si no lo fuera:
amaría
no
amarla
.
¡no te alejes más del suelo
diosa indecente!
.
no escuchéis las súplicas del cielo
quédate entre las bestias y sombras
.
ostenta al que te mira
que tus manos son supremas aquí en la tierra
tanto como el vacío en el
.
A
B
I
S
M
O
.
.

miércoles, junio 06, 2007

El rEy dE cUAndO

un abismo en su mirada era la bitácora de los navegantes en su red de estrellas; tras sus ojos, la inmensidad del tiempo detenida en un instante... nacía un nuevo punto cardinal cada vez que él lo intuía... su gobierno, cabal arcano tras el velo de su faz.

a veces se dejaba ver para revelar el abandono de quienes suelen masticar falacias de amor... nunca veneró nada, nunca veneró a nadie... le despojaba al mar su imagen cada día... nunca heredada, pero siempre inmensa.

me dejé caer en su averno, como la lágrima que quema el rostro en su rastro salado y amargo, con mi corazón ungió su piel ajada de sueños olvidados y me posó suavemente en su trono petrificado de poder sin legado.


... entre su mirada y la mía no hubo retorno.





jueves, mayo 17, 2007

ObrA




El arte es sobre todo un estado del alma.

Marc Chagall
.
.
Como una sombra entre las sombras de la habitación, me he trazado al borde de un abismo, un grito atrapado en la garganta se resbala por el cuello, dejándose caer ácido por los hombros, frente al impaciente y áspero blanco que se extiende consternando mis dedos famélicos.
.
En los ojos cerrados la pintura bulle como rabia, a la altura del vientre, hirviendo frenética y ascendentemente, hasta vomitar desde mis dedos extendidos por los pinceles, rojo arriba, negro, negro, caigo; los latidos se agolpan en mis oídos, el rojo rompe el vacío en caída, un susurro en mi espalda, me agito en cada golpe de hálito constante y creciente, la batería estalla mi cabeza.
.
Mute, un vacío eléctrico, mis manos en la nuca, los codos en las rodillas agolpadas en mi pecho… el corazón a un costado. El hambre histórica de hombre se agolpa en el tiempo innecesario, como si fuera más grande que mi cuerpo, me aborto.
.
Cierro los ojos, blanco, la materia viscosa entre mis dedos emerge a borbotones entre mis piernas, designio de colores, semen y swing.
.
En acecho las miradas escrutan entre mi mugre externa la marejada interna, que no se ahoga, no se vacía, gotas abismales me derraman sobre la tela que late, apago el fuego entre orines duermo arrimado en el abandono de mí, un genio atormentado en su jaula craneal, mientras sus brazos uterinos me demandan entre nanas y leche.
.
En la tela se desliza mi interior, repartido cruelmente, representación de mi tiempo, tic, tac, rítmicamente tic, tac… soy un accidente vertido en el impoluto destino tensado, ahora corrupto… como las mujeres que amo.
.
Soy color… tela, pincel, movimiento.
.
Soy un hombre.
.
.

lunes, mayo 07, 2007

SoLiLoQuio De uN ReFLeJo

No es la duda,
sino la certeza
lo que nos vuelve locos.

Friedrich Nietzsche


abro y cierro los ojos con rapidez, abro y cierro los ojos con fuerza, abro y cierro los ojos con angustia. la casa me abraza hasta sofocar, se hace cada vez más pequeña; yo me hago inmensa, pesada, evidente, oprimida hasta la resignación.

abro y cierro, una y otra vez los ojos derrotados, abro lento... y los cierro rápidamente en cristales; puedo sentir el corazón en los párpados, golpes constantes que arden, el cuello rígido, una sensación interna de frío severo.

abro y cierro los ojos a la oscuridad, las piernas frágiles y sensibles a las pequeñas agujas que hieren incesantemente los pies quebradizos.

la casa se hace inmensa, los labios secos, partidos e hinchados, dejo de respirar por un momento, el pecho se dilata, trato de tragar y el ahogo se hace más doloroso... siento un golpe de aire en el cuello, seco en el paladar, amargo a los costados, cierro los ojos por impulso; logro tragar una bocanada de aire, amargo, ácido y duro, el rostro se humedece.

una corriente en la nuca, una brisa, inestabilidad desde mi espalda, vacío, como el latido de un abismo; sin saber, ni querer, ni poder, mirar.

una pesadez recorre mi cuerpo desde el suelo, los pies pegados al piso como parte de él, inseparables, me convierto en cemento, escucho el rumor opaco, lento, espeso, me recorre lenta y cruelmente, secando la piel en un soplo quemante...

tomo el aire en pequeñas porciones y lo escupo en forma intermitente, como para no descubrirme sin respiración.

abro y cierro los ojos, porque puedo abrir y cerrar los ojos, en una práctica hostil de sensaciones, a cambio de la inercia de mis piernas de cemento, piel de cemento, y la sangre espesa que aún late en esta coraza infame... extiendo sólo en mi mente, el recuerdo de la mirada tenue, lazos cortados con el mundo a través del cristal de las miradas.

abro y cierro tus ojos impávidos de no ser...

abro y cierro mis ojos al otro lado del espejo.
.
.
.

domingo, abril 29, 2007

cAncIÓn sIn cUnA

cuando el ángel despertó
con alas menores que su libertad
... volvió a dormir


entre profecías de caricias inútiles
de las muertes que residen en mi soplo
acuno sufrimiento
sembrado impropio
.
duerme niño
duerme ya
.
lino de sed que me cubre en tu ausencia
(...extravío disperso)
recuerdo que cesa mis alas
de libertades
.
duerme niño...
.
gritos sordos
(...sin aliento)
.
duérmete ya
.
alabanza
para cada dilatación
de tus ostentaciones.
.
quebranto de agonía
que consagro
.
para no despertar...
.
abrigo el vacío
de un corazón
que no sabe latir sin ti
.
mi pequeñez
en la verdad de tu palabra
.
duérmete niño
duérmete ya
¿que viene?...
¿qué pasará?...
.
sssshhh...
duermo en ti
como sombra que emigra
.
...sin su sombra.
.
.
.

martes, abril 17, 2007

SoLiLoQuio De uN eSPeJo SiN MuJeR


.
¿qUIÉn sE EscOndE En mI EspEjO?
.
desenredo fragmentos pulcros
contemplo este continente subyugado por las distancias.
sentidos huraños de contemplar sin merecer
.
mis miembros sin lazos hilan el espacio
desvelos sin memorias
mi vertiente púrpura,
canal de cada una de las jornadas que me precede
.
Roce de un latido inmutable de destierro
un continente ajado que nadie ve
árido desvelo de caricias

.
acopio de alma en ansias de “no me acuerdo”
de una savia que no perdura
con bordes secos de tus besos

.
desolado logro de un yacer sin reflejo
descanso sin tregua
descanso sin tiempo
.
...¿pero acaso tu sabes?
¿Quién se esconde en mi espejo?
.
.
.

domingo, abril 08, 2007

¡sI nO hAy dE OtrA!


¡Ya!... si sé, si sé...
tú última maldición decía:
.
que terminaría en la fosa común
.

-¿qué más da?...
¡no te hagas el cartucho!:
.
¡siempre disfrutamos
la promiscuidad de los cuerpos!-
.
.

domingo, marzo 04, 2007

uNa PaSTiLLa



Lo peor que le puede ocurrir a cualquiera
es que se le comprenda por completo.
Carl Gustav Jung
.
De no ser, por este conflicto con el sueño, mi vida sería perfecta, ya sabe doctor, estoy sola, pero por opción, soy una profesional competente y muy bien cotizada
.
¿Cómo dice usted?... Los afectos, están muy bien, visito a mi madre los sábados y a mi padre los domingos; no, no, no es que me lleve mal con su nueva esposa, no me afectan todas esas cirugías que se ha hecho, y las dudas de sobre cual es el límite de silicona que puede tener una mujer, para que sea digna de seguir llamándose mujer, ni que sea dos años menor que yo, esas cosas ya no me afectan, si lo viera, es como un adolescente con su muñeca inflable, jaja… ¿qué daño hay?
.
Mi madre… bueno, ella no habla de que supo lo del matrimonio, pero que más da, a esas alturas en el asilo, no tenía mucho que contar, las mujeres siempre tenemos mucho que callar, así es mejor supongo.
.
Sí, sí…. hace un rato que no nos vemos con mi ex, me avisa cuando pasa por el país, follamos rico, ya sabe, nada importante, las cosas son claras
.
¿Puedo fumar?... Oh, disculpa
.
Me siento algo irritable, por eso le digo, es el sueño, o tal vez que siempre tengo la sensación de no haber descansado
.
¿Qué tiene que ver mi infancia?... no, no, él no tiene la culpa, ya sabe, él siempre fue un hombre rudo, pero nos quiso mucho, a su manera, como todos supongo
.
¿Te lo comenté?... ja,ja… lo curioso es que te detengas en este punto, es mi perro, Dante. .. era muy agradable cuando llegaba del trabajo y me tiraba en el sofá, que se posara a mis pies para lamerlos suavemente, me relajaba mucho, y una tarde recordé la anécdota, esa de un programa español ¿lo viste?... esa cámara indiscreta con la chica que se untó mermelada o algo así para que su perro lamiera su vagina; nada, no me pareció mala idea, pero ya te dije, no es lo más usual, pero no me genera conflictos, ¿qué pretendes? ¿Qué le de explicaciones al perro ahora?... jaja, nada es divertido, lame rico, ¿sabes? Y lo mete mejor que muchos.
.
¿La chica? Ella es guapa, ¿te lo había dicho? No, no, ¿por qué tendría que ser lesbiana? es curioso que lo plantees así, me gusta cuando se masturba, me gusta como ronronea cuando está en cuatro patas y orino su culo, cosas, nada más ¿qué quieres escuchar?... ¿qué la amo?... jaja no, me calienta y mucho… aunque la ultima vez se me pasó la mano, era parte del acuerdo que no hubiera sangre, y nada, no lo pude evitar, paseaba sutilmente el pica hielo por su espalda
.
Sentí rabia, me sentí incompleta, quería penetrarla, y en cierta forma lo hice, fue… fue solo un rasguño, pero nada, espero no volver a verla, de lo contrario solo se arriesga, creo que cedí mis límites otra vez
.
Pero vamos al grano: ¿Me darás algo para dormir?... a eso vine.
.
Después de todo es lo único que me falta…
.

miércoles, enero 10, 2007

pArÉntEsIs

.
.
... hay un tiempo para morir
y para volver a nacer
.
.
... cuando deje de ser sólo una sombra
... quiero ser sólo una mujer.
.
.
.

nOtA: hE dEtEnIdO mIs rElOjEs...
hAstA qUe sUs cUchIllAs mE EncUentrEn,
tOmArÉ El prÓxImO
trAn S vÍa

viernes, noviembre 17, 2006

tran S vía

trans: (de la etimología latina) más allá


¿Quién eres en los bordes… cuando te pareces a ti?


El péndulo de la mente humana
oscila entre el sentido y el sinsentido
…y no entre lo bueno y lo malo

Carl Jung


se miró las manos con sangre, la risotada del infeliz pasó a segundo plano, la sangre en sus manos le pareció apetitosa y ahí se detuvo, en ese descubrimiento, el hambre, se miró al espejo y sorprendido se desconoció –¿quién eres?... ¿qué eres?-

miró más allá de sus manos, el cierre del pantalón a punto de estallar, “pero si no soy maricón”… dejó el agua correr rítmicamente por las manos, evitando caer en la tentación de lamerlas, soltó la corbata para darse tiempo, rehizo el nudo, perfecto otra vez, el cabello hacia atrás… pero el infeliz, con el rostro destrozado se reía de él.

encendió un pitillo, sin mirar el hombre bulto que reptaba cerca de sus zapatos, los que alejó un poco para evitar ensuciarlos con la sangre y el barro mezclados con partes de la víctima…

se pasó los dedos por la cara como en caricia, -¡un nombre, hueón, un nombre!- el surco de hombre, mugió una risa acercándose todo lo que pudo al oído del militar –¡don nadie!- … se encogió como en travesura y desvarío, musitó, un gesto brutal de risa en sangre.
se puso de pie, en gesto controlado, sacudió una pelusa de su chaqueta y le dio un golpe en el cuello en su parte derecha, el hombre tragó en seco y su lengua se desarmó a un costado, de sus ojos en blanco no se contuvo una lágrima, con su mano rodeo el cuello resbaloso, lo acercó hasta su cara y abrió su boca como para besarlo, giraba suavemente su cabeza en círculo como para ser imitado, mostrando cadenciosamente su lengua, el hombre en asfixia dejó caer su cabeza hacia atrás quedando su boca entreabierta, el uniformado mezcló sus lenguas adentrándola de su boca entre los dientes… cuando él abrió los ojos, la arrancó.

-don nadie- sonrió el uniformado frente al espejo, mientras los raso arrastraban el bulto inerte de un nadie más... un nadie menos...

cuando ella despertó en medio de la noche, abrigada por su mirada, protegida de sus manos lo besó en el borde de los labios, suaves, rosados en carne expectante… justo los bordes donde él y sólo él sabe quien es.


jueves, septiembre 07, 2006

dEs/ApArEcIdOs

... a dos voces
... y un minuto de silencio


U n manotazo duro,
un golpe helado,
un hachazo invisible
y homicida,
un empujón brutal
te ha derribado.

Miguel Hernández



…aquel vestigio de hombre, examinó centímetro por centímetro el terreno que otra vez desmalezábamos, a parte de la basura, y los bichos, en ese extenso lugar sólo había un letrero que indicaba que era propiedad municipal; no deja de ser la marca del amo, un estigma de que en realidad nosotros somos “beneficiarios” del estado, ejecutando este simulacro de trabajo… y ellos, los generosos samaritanos, que cada tanto nos vienen a palmotear la espalda con el costado de la mano, bajándose de sus camionetas, como príncipes “encantados” de sus caballos; complaciéndose de esta “empresa de solidaridad”, un gesto que enmarcado en esa puntillosa idea de verticalidad, que hace en su otro mundo su nube sea más esponjosa y perfumada; yo creo en Dios, o sea, que existe, pero el otro día mi hijo se esmeró durante días y noches en hacer una maqueta, sería divertido pensar que fueron siete días con sus respectivas noches, después que lo evaluaron, la dejó tirada y muy pronto la olvidó; creo que pasa lo mismo con ese que todavía no me atrevo a escribir con minúscula.

… y como una grieta en el tiempo, entre su camisa de franela cruadillé, una chaqueta café con parches en los codos, pantalones anchos abajo y un aspecto de naufrago se metió en medio de la maleza como Alfonsina en el mar, y desbordándose se dejó caer con las manos al pecho, un claro signo de que la vida se le iba; me acerqué a su mundo, le tendí una mano para que se incorporara, mientras de un momento a otro sus ojos se sellaron en frío como una bóveda.

…a su espalda habían quedado treinta años de historia nacional y personal, los zumbidos de las balas a la expectativa de la que nunca acertó, el submarino en su propia mierda, el no saber si debía despertar de una pesadilla… siempre la realidad lo superó, la primera vez que no pudo recordar la piel de Almendra, el conchito, la princesa… había esperado este día o la muerte, no había más deseo, cerrar los ojos y ser libre, o abrir los ojos y ser libre, ¿pero dónde están todos?, ¿dónde está esa familia… ese país?, ¿dónde está ella?...

-¿dÓndE EstÁn?-


viernes, julio 14, 2006

deShojas del PERAL III

dE piE


…yo me muero como viví
…yo me muero como viví

Silvio Rodríguez


estructura esculpida de ausencias, erguida en ecos guturales, franqueados desde sus deslindes de hembra ajada, pulidos entre las cuchillas del reloj, la sal de sus lágrimas, de sus babas y sudor; en segundo plano del segundo piso, se acuna en bamboleo al viento, vertiendo en lenguas que no logro descifrar, sentimientos, augurios o preceptos que no logro descifrar

…la tarde pasa sin saber que Amaranta, no sabe que la tarde ha pasado sin saber

destierro los ecos del séptimo círculo del tercer pabellón, sostengo el vacío eléctrico de las angostas escaleras, dejo en mute el laberinto de roncos rumores de pacientes enredados entre espinas perversas, pétalos esquizoides, tallos psicóticos y raíces masoquistas sublimando su egocentrismo

mirar atrás es un romanticismo que la bata blanca ha extirpado de mi repertorio conductual, pero la imagen grotesca de la mujer erguida en arrullo demencial, en aquel balcón era un latido desgarrador, de una imponente reina atrapada en una jaula ósea

el balcón en evidente vacío, se ha tornado gris por la culpa; una sensación de panal en el bajp vientre en forma horizontal, acompañado de un dolor ácido desde el oído derecho que se desliza lenta y penetrante hacia la lengua, eso, que como científico me niego a llamar presentimiento, me hace hurgar visualmente el cuadro, lleno de lirios y espinas

…y ahí está ella, detenida en majestuosa verticalidad, justo bajo el balcón; con mi cuerpo aunado por un momento, inspecciono la “normalidad” de su ausencia, pero su quietud inusual me abruma de espanto y belleza

…hoy Amaranta ha muerto también físicamente

sin familia, su futuro tampoco tenía pasado, la investigación fue tan breve como fútil; después de la espera legalmente estipulada, su cuerpo es destinado a estudios y luego donado para las prácticas estudiantiles de primer año de medicina con cadáveres

a veces doy la vuelta a pesar de mi bata, para mirarla ayer, plantada al piso que arrojaba su columna como una flecha a la nada, en un punto del universo y que al mismo tiempo arrebataba su cabeza llena de gorriones a la tierra, que aún la clama

aún recuerdo a la reina que declamó un último intento de hacer indivisible cielo y tierra, pies y testa

Amaranta ha muerto

¡LA REINA HA MUERTO!

lunes, junio 19, 2006

deShojas del PERAL II

Diagnóstico: MILITAR


“quisiera tener memoria
… para poder olvidar”

Antonin Artaud

El murmullo verdoso invadió otra vez los pabellones del sanatorio, el tono marcial se fundió entre los rumores de las sombras que alguna vez tuvieron nombre… el doctor nuevo tenía apellido alemán, su olor a limpio en el cuerpo, a pino en el cuello y alcohol en las manos, emulaba un mundo fuera de mi mente, ojos celestes como el cielo que aún añoro, alto de estructura espigada; no se dirigía a los pacientes, como si temiera contagiarnos de su lucidez.

Nuestros uniformes ahora verde musgo, algunos con insignias y gorras, fueron el obsequio de los rezagos militares, las enfermeras dijeron que eran más resistentes y abrigadores, que –el compañero Allende”- estaba preocupado por nosotros.

En ese tiempo las rosas en pleno y los árboles frutales ostentosos, pero el aire enrarecido –ya sé… es el manicomio- pero no me refiero a los pacientes, por eso estamos aquí, si no a los de blanco: auxiliares, enfermeras, médicos… ¡los otros!

Yo los separaría según su naturaleza, por su olor, unos eran los cálidos y dulzones, como durazno maduro, pan amasado en saco harinero, o seno sacio de leche; los otros amargos y ácidos, como limón verde, café recién molido, como a trementina y tabaco.

De ahí el recorrido fue dantesco, mujeres añejas que apestaban a sangre coagulada en períodos regulares, como una nube organizada de hedor y rabia; los gritos vertiginosos en mentes abismadas a un yo sin fondo… ni forma; ayer desperté sobre el nogal, le pidieron al “grande
[1], dicen que fue boxeador, por eso está lento, que me bajara, a mi me gusta su olor fermentado, me tomó entre sus brazos uterinos, hasta que fui a dar a la silla que supura orines y excretas quemadas, rancias de pavor y excitación.

El doctor alemán parecía un suspiro mientras se impregnaba de su puro, en el vidrio se dibujó una sonrisa de poder, algunos doctores dejaron ver sus colmillos en mármol, exhibiendo una mueca, como de hienas, pero no hicieron ruido, sólo se miraron cerrando un pacto; la humedad en las mejillas de las enfermeras, se impregnó entre sus piernas que temblaron, algunas dejándose caer, en sus manos se expelía ese humor a leche cortada, -golpe, golpe militar, caída, muerte… toque de queda- …fue el eco del único transmisor en la sala, un silencio que rayó lo sacro a lo sepulcral, cuando se escuchó el bombardeo que coronó las últimas palabras del presidente.

El olor a pólvora es seco, amargo y un poco picante, lo curioso es que es la misma sensación que me provocó escuchar al Militar a cargo. Augusto… ¿Augusto, como el paciente del pabellón II?... un psicótico con conductas mesiánicas, no se le ve desde que llegó el nuevo doctor… no lo sé… algo no huele bien… pero que más da:

-¡la locura nunca huele bien!-


[1] Arturo Godoy: boxeador chileno de la década del 40.

domingo, junio 04, 2006

deShojas del PERAL I

un cUadrO, de Un cuAdro… de un cUAdrO


en todo caso había solo un túnel
oscuro y solitario… el mío

Ernesto SÁbato


desde el sonido danzante de la acequia, hambreada por llegar al ventanal que parecía sostenerse de las grietas de las murallas blancas de adobe, dejando atrás el calorcito con aroma a manos de abuela, en crujidos ascendentes, para sostener el temor con los brazos abiertos y los ojos cerrados, esperando el momento que la caída abrazaría el balcón y mis pies descalzos

capturo de vuelta el salón, retablo de un ayer lejano, al lado derecho del sillón, el viejo pastor alemán me ignora en un majestuoso gesto, como posando su retrato; a la izquierda un perchero empolvando un sombrero alón en tono verde grisáceo, amenazando con tapar el dorado envejecido del cuadro oscuro, que enmarcando el rostro enajenado de aquel hombre oscuro, conforman una brutal grieta histórica en mi vertiente púrpura.

en sus grandes ojos ausentes, se contenían los verdes poblados de jardines en laberintos de rosales, destinados a matizar el código humano, trazado por el tiempo en cada uno de estos reflejos sin nombre, retrato y pincel eran parte del repertorio perturbado de la Colonia El Peral… desde sus ojos deshojaré algunas crónicas de un olvidado “Open Door”
[1] de donde curiosamente, no vi a nadie salir… no íntegramente al menos…

[1] Hospital Psiquiátrico / Puerta Abierta

miércoles, mayo 24, 2006

tE dOy mIs OjOs

lo confieso,
me he detenido
en líneas de trenes
abandonados
a capturar
sólo en mi paladar,
el mar de dedales de oro,
...desde cometas ajenos
...desde aromas lejanos
…desde tus ojos cerrados.

doy un paso al lado
de mi mundo plano
en homenaje a quienes
se han dejado saber
por este espectador
sobre el escenario